SIG, Emprendiendo desde la economía social de la mano de ANEL

Era el final del verano de 2015 cuando subía por primera vez las escaleras de ANEL, arriba en varias salas trabajaban distintas iniciativas de la cooperativa de emprendimiento: internacionalización, mediación, drones, agricultura, gabinetes de comunicación, ganadería ecológica… toda una amalgama multicolor de proyectos que aprendían sobre emprendimiento y testaban su proyecto.

Poco a poco, las formaciones fueron dando forma a un ecosistema económico-empresarial con legislación laboral y fiscal, la creación y revisión de un modelo de negocio, comercialización… todo ellos con un eje transversal, la economía social, donde los valores y las personas están a la misma altura que la búsqueda de beneficios.

El equipo de ANEL es próximo, siempre con vocación didáctica y motivadora, y centra sus preguntas en las zonas críticas que definen cada proyecto, nuestro propio proyecto evoluciona y se redefine en este proceso.

Todo este recorrido, hace que dibujemos con líneas nítidas nuestra iniciativa, a la vez que nos brinda algo fundamental, un lugar seguro desde el que lanzarse con red, la cooperativa de emprendimiento permite comercializar cada negocio de manera “virtual”, utilizando su NIF, e incluso hace esto compatible con percibir ayudas como la prestación por desempleo.

Algunos de los proyectos no llegan a madurar, descubriendo debilidades o carencias en ese “ensayo general”, otros se sienten maduros y reforzados por los resultados conseguidos, y dan el salto fuera de la cooperativa de emprendimiento, con la ilusión de quien emprende un camino que le hace más independiente, pero con un ojo puesto en ese lugar desde el que se lanzó a explorar el mundo empresarial.

SIG inicia su propia aventura fuera de la cooperativa de emprendimiento pero sin irse lejos, ya que como una cooperativa más, identificamos a ANEL como nuestra asociación empresarial de referencia.

Desplegamos las velas en una economía compleja y “glocal”, como ingeniería especializada en la industria renovable todos nuestros proyectos están directa o indirectamente asociados a lugares muy lejanos de la geografía foral, afrontamos esa complejidad desde la seguridad de un equipo experto, sólido, cohesionado y con la motivación muy alta.

Desde aquí queremos agradecer a esas personas que desde ANEL, su equipo o desde las otras iniciativas de emprendimiento nos han acompañado y guiado en este proceso, siempre con buena cara, gesto cómplice y voluntad de enseñar.

Desde la cooperativa SIG, gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *