La transferencia de conocimiento en las empresas. Filosofía Gollum Vs Gamyi.

[fusion_builder_container hundred_percent=”no” equal_height_columns=”no” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” background_position=”center center” background_repeat=”no-repeat” fade=”no” background_parallax=”none” parallax_speed=”0.3″ video_aspect_ratio=”16:9″ video_loop=”yes” video_mute=”yes” overlay_opacity=”0.5″ border_style=”solid”][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ layout=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” center_content=”no” last=”no” min_height=”” hover_type=”none” link=””][fusion_text]

Como empresa consultora, nuestra mercancía es el conocimiento derivado de nuestra alta especialización.

Hay distintas formas de concebir y dar uso a ese conocimiento, se puede atesorar de la manera tradicional, como preciado bien que se guarda en el cofre más robusto, alejado de todas las miradas, y mostrándolo lo menos posible más allá de lo necesario para ofrecer una solución.

Pero también se le puede conferir al conocimiento un carácter multiplicador, expansivo, orgánico, vivo… y permitir que tras su aplicación en la resolución de problemas y retos concretos, se integre en el equipo del cliente a través de la formación.

Ahora que nos acercamos al 125 aniversario del nacimiento de J.R.R.Tolkien, en una perspectiva tolkiniana y en homenaje a dos de los principales personajes de su obra “El señor de los anillos” (que acompañan y sirven al protagonista de la obra), podríamos llamarlos la filosofía Gollum, un personaje acostumbrado a ser el único que posee su tesoro en forma de anillo y que vive gran parte de la obra con la contradicción de dar servicio y su obsesión por recuperar y ocultar ese bien preciado, y la filosofía Gamyi (o Gamgee) el otro servidor del protagonista, más preocupado por dar el mejor servicio y ser su apoyo incondicional, que de poseer y conservar el anillo.

Una representa un modelo clásico, donde la empresa por defecto será celosa y sobreprotectora de su conocimiento, y solamente en la medida que esta premisa se lo permite dará el mejor servicio posible a su cliente. La segunda se centrará en dar el mejor servicio y facilitar que el cliente atesore esa experiencia y conocimiento en su propio bolsillo, y aquí es donde la formación es un proceso clave.

Es un hecho que no todos los proyectos pueden ajustarse a esta filosofía, pero sí es un valor importante que encaja “como anillo al dedo” en un servicio de consultoría.

Un rasgo distintivo de SIG es que apuesta por empoderar tecnológicamente a sus clientes.

Fomentamos y facilitamos que ese conocimiento arraigue más allá del círculo técnico donde se genera, y con una micro formación post proyecto lo acercamos a otros actores relevantes de esa empresa, como los equipos técnicos o comerciales. De este modo, facilitamos también la gestión del conocimiento de nuestros clientes.

Como Sam Gamyi, el jardinero leal del Señor de los Anillos, en SIG estamos felices de acompañar a nuestro cliente hasta la cumbre de su destino. 😉

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *